• Confianza, garantía de éxito al transferir tecnología
Lunes, 25 Noviembre, 2019
IQS Tech Transfer

 

La colaboración entre la empresa y la universidad tiene lugar de diversas maneras. Desde la acogida de estudiantes en prácticas y la posterior contratación como primer paso en la inserción laboral hasta la realización de proyectos de investigación científica, desarrollo tecnológico y de innovación industrial. En cualquier caso, la confianza entre la empresa y la universidad es la esencia del éxito.

En el ámbito de la transferencia de tecnología, la empresa busca en la universidad el conocimiento especializado de sus profesores en las nuevas tecnologías y los avances científicos. Pero también valoran su capacidad para hacer frente a los nuevos retos basándose en métodos de trabajo que se fundamentan en la gestión por proyectos y en el trabajo en equipo.

Por su parte, el profesor universitario muestra interés en los cambios que tienen lugar en el mundo industrial y percibe que puede contribuir en los proyectos de innovación tecnológica y, siente que forma parte de la misión universitaria el retorno a la sociedad de lo mucho que de ella ha recibido.

Cuando las dos esferas se plantean una colaboración en el marco de un proyecto de transferencia de tecnología, se hacen evidentes las expectativas de cada una de las partes y se concretan las responsabilidades y las actividades que cada una tiene que trabajar individualmente o en sinergia con la otra. Se trata esencialmente de una apuesta conjunta basada en una hipotética confianza que, especialmente cuando se trata de nuevas relaciones entre entidades que no se conocen, puede resultar en cierto modo arriesgada.

Es pues, durante el transcurso del proyecto y a medida que se avanza en su ejecución, cuando las relaciones entre los equipos de trabajo de ambas entidades se van consolidando. La comunicación sobre los resultados alcanzados, o sobre las dificultades no previstas que surgen, debe ser totalmente transparente. Como equipo de trabajo debemos compartir los éxitos pero también los momentos difíciles, y hay que afrontarlos conjuntamente.

Es precisamente este equipo multidisciplinar, integrado por profesores, investigadores y técnicos, tanto desde la parte empresarial como desde la parte universitaria, lo que da valor al trabajo en equipo. Las visiones diferentes y los aprendizajes de experiencias anteriores, constituyen la base para un diálogo que permita hacer giros en el desarrollo del proyecto con la visión común de alcanzar un mismo objetivo.

Cuando esta comunicación, profesionalidad, transparencia y confianza tiene lugar, el equipo es imparable y cualquier proyecto de transferencia de tecnología entre la empresa y la universidad es alcanzable, por difícil que pueda ser el reto tecnológico.

Alguien puede pensar que sólo podemos hablar de algunos casos de éxito y que lo más frecuente es que estas colaboraciones acaben con malas experiencias y el incumplimiento de las expectativas.

Por estos motivos, estamos satisfechos cuando nuestros clientes vuelven a IQS a proponer nuevos proyectos o cuando contabilizamos que ya hace más de veinte años que seguimos colaborando con algunos de ellos sin interrupciones. ¡Agradecemos sinceramente su confianza en IQS!

 

Dra. Núria Vallmitjana

Directora de IQS Tech Transfer