• Entrevista al Dr. Carles Malet, nuevo Director Asociado de Estrategia y Empresa
Lunes, 15 Febrero, 2021
IQS Tech Transfer

Dr. Carles Malet Falcó, Doctor en Química por IQS y actualmente Profesor de IQS School of Management, Coordinador del Master in Global Entrepreneurial Management (MGEM) y nuevo Director Asociado de Estrategia y Empresa.

 

¿Qué representa para ti este nuevo reto que afrontas en IQS?

Después de doctorarme en la casa en el año 1995, y de haber trabajado en posiciones de gestión en la empresa en mi vida profesional, volví a IQS como profesor hace ahora cinco años. Cojo el nuevo reto con la ilusión y todo el respeto que se merece una institución como IQS. Me pongo a disposición del Centro con el deseo que mi contribución, por pequeña que sea, haga crecer y fortalecer IQS y a las personas que lo integran. Es una oportunidad de trabajar conjuntamente y contribuir a que la Institución sea aún mejor. Como dice la frase “Dirigir es servir y ayudar a crecer”.

¿Cuáles serán tus objetivos en los próximos años, como Director Asociado de Estrategia y Empresa?

A nivel interno, contribuir a fortalecer los vínculos entre las distintas Unidades e IQS, explotando sinergias y poniendo especial foco en las áreas de formación continua (IQS Executive Education) y de emprendimiento (IQS Tech Factory) del Centro. Por otro lado, y más a nivel externo, contribuir a hacer aún más fuerte la relación entre IQS y las empresas.

Finalmente, tomar el testigo del Plan Estratégico de IQS que se inició ahora hará tres años.

La visión compartida con el Director General  es que cuando un estudiante entre en IQS identifique que IQS le acompañará de por vida, empezando como estudiante de Grado y/o Máster/Doctorado, después cuando como profesional necesite formación continua a través de Executive Education, o cuando quiera montar su propia empresa a través del centro de Emprendimiento IQS Tech Factory, o cuando tenga un problema en su empresa y solicite soporte a la división de transferencia de tecnología IQS Tech Transfer. Y cuando quiera trabajar su red de contactos a través de AIQS y de la asociación de alumni.

En IQS tenemos todas las piezas para dar valor INTEGRAL a nuestros “stakeholders”. Y todo esto debemos explotarlo al máximo.

Hablemos de la división IQS Tech Factory. ¿Qué nuevo enfoque te gustaría darle? ¿Quizás fomentar aún más la cultura emprendedora dentro de la comunidad de IQS, tanto por parte de estudiantes como profesores e investigadores?

Volví a IQS hace ahora cinco años, coincidiendo también con el inicio del proyecto Tech Factory pilotado por Oriol Pascual. Tech Factory fue creado como una herramienta para gestionar el emprendimiento en IQS, y se ha ido consolidando a lo largo de los años como el centro de emprendimiento de IQS. Actualmente, ya es un referente en Cataluña con su programa de aceleración de empresas de base industrial y tecnológica, en el cual entran cada año diez start-ups. Por otro lado, IQS Tech Factory ha trabajado mucho el tema de networking y la creación de vínculos estrechos con empresas e instituciones, que culmina cada año con las jornadas anuales del IQS Tech Fest, que son un éxito de participación.

Nuestra visión para IQS Tech Factory en el futuro es que este centro de emprendimiento facilite que cualquier emprendedor de IQS (estudiante, investigador o profesor), independientemente de su ámbito de especialización, encuentre en IQS los recursos y el apoyo necesarios para transformar su idea en una propuesta de valor viable en el mercado, independientemente de donde venga, ampliando la división de IQS Tech Factory y dotándola de los recursos necesarios para llevar a cabo este crecimiento.
La mirada interna es esencial.

En referencia a IQS Executive Education, ¿qué querrías aportar dentro de esta división? ¿Cómo crees que se debe hacer frente a las nuevas tendencias de formación de profesionales en activo?

Executive Education tiene actualmente un activo importantísimo, que es toda su comunidad de profesores, colaboradores y mentores, profesionales de primera línea que forman parte de una extensa red creada bajo la tutela del anterior director de la división, Luis Miravitlles.

Executive Education tiene que ser un referente en la formación continua de las áreas Técnicas y de Gestión por las cuales IQS es conocido y fuerte. Lo primero que hace falta es revisar y entender cuáles son las necesidades de las empresas y cómo podemos aportarles valor desde EE. De la mano de su nueva directora, Roser Grau, la primera tarea que ya hemos puesto en marcha es escuchar lo que nos piden las empresas, y ajustar, modificar o crear una oferta educativa moderna y de valor para nuestros clientes.

En momentos de muchos cambios y muy rápidos, apostamos por un modelo de crecimiento sostenible de la división, que dé respuesta a las necesidades presentes y futuras de las empresas de nuestro entorno.

Otra tarea que asumes es la responsabilidad de liderar el Plan estratégico de IQS y su implementación. ¿Qué elementos te gustaría destacar en este nuevo plan?

Como comentaba al principio, tomo el relevo del anterior plan estratégico (PE), que empezó hace tres años. En este tiempo, hemos vivido un PE extremadamente participativo, como nunca antes se había hecho en IQS, que ha generado expectativas que ya se están ejecutando.

Seguimos teniendo por delante retos para los cuales IQS se debe preparar para seguir siendo una organización sostenible y de referencia en las próximas décadas, con la participación de todos sus integrantes.

Por mencionar solo tres, y me dejo muchos, podríamos destacar:

• Los cambios demográficos, con un estancamiento del mercado y del número de estudiantes en países desarrollados. Además, con una atomización de grados que se inició con Bolonia, y que nos lleva a estar en máximos históricos de titulaciones y oferta educativa.

• Los modelos de educación en proceso de cambio continuo. La digitalización y difusión de contenidos on-line es un reto y a la vez una oportunidad, que debe hacernos reflexionar sobre el rol del profesor/formador en el futuro inmediato. Y la necesidad de formación continua de los formadores, que tiene ahora a su disposición herramientas para llegar más lejos y a más estudiantes.

• La excelencia académica. Debemos seguir con el foco puesto en compaginar la formación y la investigación, protegiendo y reteniendo el talento que se integra en el Centro, para seguir incrementando su prestigio.

Finalmente, nos queda hablar del soporte que darás a la Dirección General en su relación con la Fundación Empresas, una parte relevante de la propia identidad de IQS, que siempre ha estado muy cerca de los sectores industriales y de sus empresas.

Efectivamente, la tercera pata en el logo de IQS, después de Persona y Ciencia, es EMPRESA. Y sin esta pata no se puede entender IQS.

De la mano de Rosa Curt, queremos seguir escuchando y aportando valor, en un entorno más adecuado, a todo el tejido empresarial que nutrimos de estudiantes, y que confían en nosotros cuando deben resolver problemas. Escuchar primero, para entender qué puede hacer IQS por las empresas, y ajustar nuestra oferta para las empresas de la Fundación, para seguir creando valor de forma conjunta.

En el ámbito académico, eres el coordinador desde hace cinco años del máster MGEM de IQS School of Management, un máster con destacado reconocimiento internacional. ¿Qué representa para ti ser el coordinador? ¿Seguirás con esta tarea a partir de ahora?

Es un gozo y un honor ser el coordinador de este programa internacional. Estoy profundamente agradecido a IQS, y en especial al Dr. Carles Moslares, Decano de la School of Management, por haberme dado esta oportunidad. El MGEM es un programa único dentro del universo de Universidades Jesuitas de todo el mundo, así como un ejemplo de colaboración entre las universidades de la Compañía de Jesús de tres continentes diferentes. Para mí, y para todos los que participamos en el programa, trabajar con los colaboradores de la Fu Jen Catholic University y la University of San Francisco ha sido una experiencia única, enriquecedora y gratificante.

El programa funciona desde hace doce años. Cada año recibimos entre 40 y 45 estudiantes de hasta quince nacionalidades distintas, que estudian cuatro meses en IQS, cuatro meses en la FJCU en Taipéi y cuatro meses en USA. Ahora mismo, el MGEM está posicionado en el Top20 de los mejores programas de Gestión Empresarial del mundo, según el Financial Times. También quisiera destacar que es el número uno en referencia a la valoración de la experiencia internacional del estudiante.

Este máster solo me ha dado alegrías. La oportunidad de trabajar con dos universidades de otros continentes ha sido una experiencia de aprendizaje continuo para todos los que participamos en el MGEM. Seguiré con la coordinación de este máster, especialmente ahora que estamos en proceso de cambio de uno de nuestros socios, con la incorporación de Loyola Marymount University en sustitución de la University of San Francisco, que, por temas de reorientación estratégica, ha decidido centrar sus esfuerzos en otros programas.