• Entrevista a los fundadores de SOUJI
Miércoles, 13 Noviembre, 2019
IQS Tech Transfer

 

Catalina Trujillo y Sergio Fernández, fundadores de SOUJI
Catalina Trujillo y Sergio Fernández, fundadores de SOUJI

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 





¿Quiénes son Catalina  y Sergio, fundadores de SOUJI? 
Somos Sergio Fernández y Catalina Trujillo, dos jóvenes emprendedores madrileños, ingeniero medioambiental  y especialista en marketing respectivamente. Decidimos crear un proyecto que tuviera un objetivo de impacto positivo en la sociedad y en el mundo.

¿Cómo tuvisteis la idea de convertir aceite usado en jabón?

La idea nace de la propia necesidad de Sergio de reciclar el aceite usado en casa y evitar tirarlo por el fregadero. Las alternativas de reciclado actuales no satisfacían sus necesidades y, basándose en el método tradicional de hacer jabón, decidió crear algo fácil, rápido y seguro, que consiguiera el mismo resultado final. Pero sin tóxicos, ni sosa cáustica, sin tiempo de ‘transformación’ y sin aporte externo de energía.

Y surge Souji. ¿Por qué este nombre?

SOUJI significa “limpieza” en japonés. La cultura nipona considera que limpiar el entorno ayuda a limpiar el espíritu, además de tener fuertes principios de excelencia, productividad, e innovación. Y eso es lo que buscábamos: una empresa eficiente, que consiguiera aportar su granito de arena a tener un mundo más limpio.

¿Por qué la colaboración con IQS?¿Cómo la valoráis?

Porque buscábamos la mayor de garantía de éxito en nuestra línea de investigación e IQS, y en concreto su investigador Dr. Alberto Balfagón, nos pareció la opción ideal para liderar un proyecto de investigación de este calibre, tanto por su bagaje y experiencia en este campo de la química, como por la calidad humana del Dr. Balfagón.

Sin el apoyo de IQS, SOUJI no sería una realidad. Sus investigadores químicos y el equipo en general son excelentes  y nos ha dado todo el soporte del que carecíamos.

SOUJI es un buen ejemplo del fomento de la economía circular y de cómo preservar los recursos hídricos…

Sí, lo es. Cumple totalmente con los principios de la economía circular: recicla el aceite vegetal usado, lo reutiliza transformándolo en limpiador/detergente ecológico con agradable aroma y múltiples usos, y, además, reduce el gran impacto del residuo de aceite vegetal, de los detergentes comunes y de los envases tradicionales.

Y sin embargo, nuestra sociedad no está muy por la labor del reciclaje del aceite, ¿o sí lo está?

Lamentablemente no lo está. Nos falta mucha cultura medioambiental.

Se calcula que en España el 65% del residuo generado todavía no se gestiona y acaba en los recursos hídricos, provocando la contaminación de aguas, la alteración de ecosistemas, dificultando la depuración de aguas, provocando plagas, malos olores y atascos en tuberías.

En el caso concreto del aceite usado, el actual sistema de recolección se basa en el trasporte y tratamiento del mismo para la fabricación de biodiesel, lo que requiere altos gastos económicos y energéticos.

Haced una valoración del proyecto, a día de hoy. ¿Estáis satisfechos?

La aceptación del proyecto es más que positiva, pero sí que es cierto que escalar y afianzar un producto de innovación en el mercado lleva su tiempo y requiere mucho trabajo. 

¿Algo que os haya sorprendido, como el impacto mediático? ¿O la acogida en el mercado?

¡Ambas cosas! Hemos sido publicados en más de 100 medios de manera gratuita y ya contamos con más de 80 puntos de venta en el mercado español. La verdad es que la aceptación ha sido muy positiva… pero aún nos queda mucho trabajo por hacer.

¿Creéis que es importante la creación de start-ups sostenibles?

¡Por supuesto! Crear nuevas formas de consumo y productos innovadores que ayuden a conservar nuestro planeta es nuestra única esperanza.