Vivir en el extranjero

Conflicto cultural

Cuando vamos a vivir a otro país, vamos a vivir con una cultura y una realidad diferente a la que nos envuelve normalmente. Ver que las cosas son diferentes nos resultará inquietante al principio. Esto es lo que llamamos “choque cultural”. Estas diferencias pueden incidir en nuestras relaciones personales, en la salud e incluso podrían dañar la buena evolución de vuestra estancia en el extranjero. Inevitablemente este conflicto cultural les afectará a todos los recién llegados, pero afecta en mayor o menor grado dependiendo de la persona y del país al que vaya. Para algunos, superar estas diferencias puede llegar a ser verdaderamente difícil. Sin embargo, la superación de este proceso al final, resultará algo muy positivo e incluso para algunas personas, cuantas más diferencias hay con el país de origen, más provechoso resulta el intercambio.

El conflicto cultural en 4 fases

1. Euforia por la marcha: todo es maravilloso e interesante. Te encanta la idea de ir a otro lugar y conocer una nueva cultura. Es en cierto modo una “luna de miel”.

2. La frustración ante las diferencias culturales: algunos aspectos de la nueva cultura te molestan y el comportamiento de los habitantes a veces te resulta incomprensible e incluso absurda. Por ejemplo, la relación entre un hombre y una mujer, la barrera del idioma, las dificultades comunicativas con gente de otras culturas, la suciedad de la ciudad, etc.

3. Ganas de abandonar: los intentos para adaptarse y arreglar cosas no parecen ir bien. Empiezas a perder el interés por la cultura del país y piensas en volver a casa.

4. Poner los pies sobre la tierra: deja de comparar tu país con el que estás. Acepta las cosas tal y como son y deja de pensar en como debieran ser las cosas según a lo que tu estás acostumbrado. Entonces comenzarás a notar como te vas adaptando a tu nuevo lugar. Las cosas comenzarán a ir bien y le sacarás el máximo rendimiento. Y para que esto ocurra, comienza a aceptar tanto los aspectos positivos como negativos de la ciudad.

¿Cómo identificar el estado del choque cultural?

  • Estás más irritable de lo habitual y te sientes nostálgico.
  • Comparas y criticas desproporcionadamente.
  • Te sientes tentado a rechazar aquello que no te gusta y no compartes de la otra cultura.
  • Te sientes frustrado y superado.
  • Quieres abandonar todo.
     

¿Como superar el choque cultural?

  • Tener expectativas realistas, o incluso no te creas ninguna expectativa.
  • Acepta y respeta las diferencias aunque no acabes de entenderlas.
  • Haz un paso atrás y analiza la situación con humor.
  • Acepta las complicaciones y date a ti mismo el tiempo necesario para  aceptarlas.
  • Céntrate en desarrollar las capacidades de comunicación (tolerancia, sensibilidad, escucha y observación).
  • Involúcrate en actividades que ofrezca el establecimiento de acogida.
  • Intenta quedar tanto con locales como con otros estudiantes internacionales que estarán pasando por la misma experiencia que tu.
  • Ponte en contacto con la persona de contacto del establecimiento de acogida  y pídele consejo para integrarte en la cultura y si fuera necesario para pedirle ayuda.

Seguridad y sanidad

La llegada a un país extranjero es un momento de grandes cambios. Es normal sentirse desorientado, con un jet lag o con un conflicto cultural. Por este motivo aquí tenéis algunas sugerencias para adaptaros mejor a los cambios:

  • Date tiempo para adaptarte al nuevo horario. Verás como simplemente haciendo esto, tu estrés se reduce.
  • Referente a posibles problemas de salud, ya sean físicos o psicológicos, no dudes consultar a los recursos ofrecidos por el establecimiento y el país de acogida (apoyo psicológico, clínica médica, etc.).
  • No temas comentarle tu situación a la oficina de Relaciones Internacionales de IQS ya que pueden darte algún consejo experimentado o simplemente escucharte y darte apoyo.